Artesanía y Artesanos

Tiene la voz “artesanía” poco recorrido, pues no aparece en el diccionario de la lengua hasta 1947, sin embargo los que le dan sentido y forma, los artesanos, han recibido este nombre al menos desde 1726 pues así los definía el diccionario de la RAE:

ARTESANO. f.m.  Oficial mecánico, que gana de comer con el trabajo de fus manos: y con efpecialidad fe entiende del que tiene tienda pública, y fe emplea en tratos mecánicos. Llámafe tambien menestrál. Es voz ufada en Aragón, Valéncia y otras partes, y tomada del tofcáno. Lat. Artifex. Opisfex, cis. Fuer. de Arag. fol. 121 Otorgados a los fufodichos oficiales,y á qualquiera otros artesános obreros, meneftrales. Covarr. en la palabra Artéro Artesanos llaman en el Reino de Valencia a los oficiales mecánicos. (sic)

Los artesanos desgraciadamente van desapareciendo del paisanaje de nuestros pueblos y ciudades, los objetos por ellos manufacturados se quedan como testigos de una época, de unas costumbres, de un gusto estético acorde con la sociedad a la que iba destinado, siendo en la mayoría de los casos representativos de una determinada comarca o zona, daban personalidad a la sociedad que los utilizaba, identificaban a sus portadores frente a otros individuos y en fin formaban parte de nuestro patrimonio cultural tradicional, eran –son- objetos que unen lo práctico con lo bello, lo sencillo con lo eficiente, modelos probados durante generaciones y que estaban diseñados para resistir los embates del tiempo y de las modas, objetos que simplemente debian de cumplir con un cometido, sin más. Desgraciadamente como decía al principio la desaparición de los artesanos ha hecho que los últimos que van quedando estén más cercanos  al concepto de artistas que al de propios artesanos y se van convirtiendo sus productos en pequeñas obras de arte, pues ya la mayoría de ellas han perdido la funcionalidad para la que fueron hechas y se convierten en objetos de colección y adorno.

Quiero pues mostrar, desde esta bitácora, aquellos objetos que he podido ir reuniendo a lo largo de los años, objetos muchos de ellos que por fallecer el último artesano que los hacía se han convertido en piezas testimoniales de la zona a la que pertenecían, y ofrecer otra visión a esta sociedad tan competitiva donde la obsolescencia es la norma de los productos, y la  idea de durabilidad se ha sustituido por el “usar y tirar”

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario